He salvado muchas vidas!

He salvado muchas vidas!

¡Hoy me siento muy bien! Pero hace apenas unas semanas atrás no quería ni pararme de la cama. Me sentía: cansado, sin ánimo, desmotivado. Preguntándome si este era mi destino, pasarme toda la vida igual: caminar hasta mi trabajo para ahorrarme el pasaje, hacer un trabajo al que algunas personas le parece asqueroso y regresar a mi casa a ver como rindo mi salario. Pero esa situación cambió, luego de la experiencia que les contare.

La semana pasada, mientras que esperaba a las afueras de la casa donde realizamos un servicio, la cliente se me acerco y me entrego la hoja firmada que estaba esperando y mirándome a los ojos me dijo “has salvado muchas vidas”. En un primer momento pensé que estaba siendo irónica, me provoco responderle… si casi igual que Superman! Pero me frene de solo pensar el regaño de mi jefe, cuando la mujer le contara.

¡Justo antes de marcharme, ya dentro del carro, la señora me regalo un libro y me dijo “no dejes de leerlo y mil gracias!! Mis compañeros se burlaban diciéndome “tremenda propina! con eso seguro haces mercado” otro me decía “te dijo bruto y te mando a leer” yo casi que me moría de la rabia, tire el libro en mi bolso y no lo quería ni ver, para no recordarme.

Días después que ya estaba más tranquilo, recordaba la mirada de esa señora y su insistencia de que leyera aquel libro. Pues la curiosidad me impulso a revisarlo. Se trataba de un libro sobre las enfermedades que trasmiten las plagas, dado que se relacionaba con mi trabajo me intereso ligeramente, en una página del libro había sido marcado donde decía:

“Las enfermedades por garrapatas no deben tomarse a la ligera. Si no se tratan, una infección de la enfermedad de Lyme puede diseminarse a las articulaciones, el corazón y el sistema nervioso. La fiebre maculosa de las Montañas Rocosas puede llegar a ser mortal si no es tratada durante los primeros días”…

“La anaplasmosis es una enfermedad grave trasmitida por la garrapata de patas negras, esta puede ser fatal si no se trata correctamente, incluso en personas previamente sanas”.

Dentro del libro, se encontraba también un sobre con un cheque a mi nombre, que tenía una cantidad que me hiso saltar de la alegría! y una nota que decía:

“Soy inspectora de salubridad …En la ganadera que visitaste hace unos días atrás se detectaron garrapatas portadoras de la enfermedad Lyme y Anaplasmosis que había enfermado a unos trabajadores, Gracias a tu trabajo, en la segunda inspección que realice, toda la ganadera estaba limpia de plagas.

Por no tomar las medidas de precaución adecuadas, había llevado garrapatas a mi casa, ya estaban en mi perrita y tengo dos niños pequeños que juegan con ella a diario. Gracias a tu trabajo de fumigación has salvado muchas vidas! Has impedido una epidemia!

PD: El cheque te lo manda el dueño de la ganadera, quedo muy agradecido con tu trabajo por impedir el cierre de su negocio y el contagio de la enfermedad a más trabajadores y su familia”.

Hoy me siento muy bien, no solo por el dinero, claro no les voy a mentir, me ayudó mucho! Pero lo que más me ayudo, es saber que mi trabajo como fumigador es tremendamente importante! Luego de leer todo el libro, ahora sé, el gran número de enfermedades que diariamente ayudo a prevenir, cuando extermino: zancudos, moscas, chiripas, pulgas, garrapatas, ratas, etc. Hoy digo con humildad, He salvado muchas vidas! Y les digo con mucho orgullo, a todas las empresas donde realizo el servicio, En Fumigación Universal estamos dispuestos a ayudarte!

 

------------

Autor: Oliver E. Fernández Y.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Psicólogo, Especialista en Salud Pública

Diplomado en Comunicación Social.


Imprimir   Correo electrónico

Artículos Relacionados