La Leishmaniasis - Otra enfermedad transmitida por los mosquitos

La Leishmaniasis - Otra enfermedad transmitida por los mosquitos

La leishmaniasis es una enfermedad de tipo infeccioso causada por un parásito protozoo del género leishmania, transmitida por la picadura de un flebótomo infectado (también conocido como chitre, palomilla, mosquito quemador, pringador, jején, titira y mosca de arena). Este mosquito puede resultar perjudicial tanto para personas como para animales y se localiza en zonas rurales con clima mediterráneo, subtropical y tropical.

 Se han informado de casos de esta enfermedad en todos los continentes a excepción de Australia. En los países de América del Sur suele ser más común en zonas como México.   

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que cada año se producen 1,3 millones de nuevos casos y entre 20.000 y 30.000 de ellos son causa de muerte.

Otra fuente de infección son los animales: roedores, perros y diversos mamíferos salvajes. En muchas regiones del continente africano la enfermedad es endémica en perros y carnívoros salvajes.

Las personas pueden contagiarse de la enfermedad en estos casos si reciben picaduras de una mosca de la arena que haya picado anteriormente a un mamífero infectado.

Existen tres tipos de leishmaniasis:

  1. La leishmaniasis cutánea: Este tipo afecta a la piely a las membranas mucosas. Las llagas que pueden aparecer en la piel empiezan, normalmente, en la región donde se ha producido la picadura del flebótomo.
  2. La leishmaniasis sistémica o visceral: Afecta a todo el cuerpo y suele desarrollarse entre dos y ocho meses después de la picadura del flebótomo. Es frecuente que el paciente no haya advertido la presencia de llagas en la piel pero puede tener complicaciones que resulten mortales ya que el parásito daña el sistema inmunitario, disminuyendo el número de células que combaten la enfermedad.
  3. La leishmaniasis mucocutánea: Conduce a la destruccióntotal o parcial de las membranas mucosas de la nariz, la boca y la garganta. 

En el caso de la leishmaniasis cutánea, los síntomas dependen de donde estén localizadas las lesiones y abarcan:

  • Dificultad para respirar y para deglutir.
  • Úlcerasy desgaste en la boca, la lengua, las encías, los labios, la nariz y el tabique nasal. 
  • Congestión nasal, rinorrea y hemorragia nasal. 
  • Llagasen la piel propensas a convertirse en úlceras que se curan muy lentamente.
  • En la leishmaniasis visceral,en el caso de los niños, la infección comienza con tos, diarrea, fiebre y vómitos.

Los adultos generalmente presentan fiebre que dura entre dos semanas y dos meses, acompañada de fatiga, debilidad que aumenta a medida que avanza la enfermedad y pérdida del apetito.

Otros síntomas de este tipo de leishmaniasis son:

  • Molestia en el abdomen y pérdida de peso.
  • Sudores fríos y disminución del volumen del cabello.
  • Piel escamosa y oscurecida. 

Para diagnosticar la infección el especialista combina la realización de un examen clínico con pruebas parasitológicas o serológicas.

El tratamiento de esta enfermedad debe realizarse bajo control médico. Se utilizan los antimoniales pentavalentes, como el estibogluconato sódico o el antimoniato de meglumina, administrándose por vía intravenosa o intramuscular en dosis única diaria.

Puede necesitarse cirugía plástica para corregir la posible desfiguración que se haya producido en la piel a causa de las llagas en la leishmaniasis cutánea.

Con poca frecuencia, los pacientes con leishmaniasis viral resistente a los medicamentos pueden necesitar la extirpación del bazo (esplenectomía). 

Existe una secuela de la leishmaniasis visceral denominada dérmica poskala-azar y se caracteriza por una erupción localizada habitualmente en la cara, los brazos, el tronco y otras partes del cuerpo.

Ya que no existen vacunas ni medicamentos que prevengan la enfermedad, es importante tener en cuenta las siguientes recomendaciones para prevenir esta enfermedad:

  • Colocando toldos de malla fina alrededor de las camas y en las ventanas, en zonas donde está presente la enfermedad.
  • Usando repelentesde insectos y ropa protectora.
  • A nivel de salud pública, se deben tomar medidas para reducir las poblaciones de estos insectos y controlar los estanques públicos además es fundamental la fumigación constante.

Si deseas evitar esta enfermedad y muchas otras transmitidas por la plaga, contáctanos!. En Fumigación Universal estamos dispuestos a ayudarte!

 

------------

Autor: Oliver E. Fernández Y.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Psicólogo, Especialista en Salud Pública

Diplomado en Comunicación Social.



 


Imprimir   Correo electrónico

Artículos Relacionados