¡No quería Fumigar! Conoce la historia de Diana

¡No quería Fumigar! Conoce la historia de Diana

Soy Diana, docente de una escuela primaria en mi comunidad, el mes pasado suspendieron las actividades en la escuela, en dos ocasiones, porqué el gobierno tenía que fumigar las instalaciones contra los mosquitos, ya que varios alumnos habían resultado positivos ante los exámenes que detectan Dengue y Chikungunya, incluyendo uno de los niños a los que les doy clases. Unas semanas después de la Fumigación apareció otro niño con los mismos síntomas, me pareció que no había servido de nada la fumigación y el sacrificio de haber perdido clases.

 

 El directivo, siguiendo las recomendaciones del Ministerio de Salud, organizo una serie de charlas y actividades de recolección de desechos para la prevención del Dengue. En la charla nos explicaron que los Mosquitos Patas Blancas trasmisores del Dengue, ponen miles de huevos en cualquier agua estancada y como estábamos en épocas de lluvia las posibilidades en la escuela eran casi que infinitas: charcos en el piso, canaletas de desagües, alcantarillas, materos, floreros, potes plásticos, Sanitarios, tanques de agua, bote de agua en el baño, hasta una simple tapita de refresco podía ser un criadero!

Realizamos trabajos de recolección de los posibles recipientes y en los otros lugares como los tanques de agua se les coloco una sustancia que evitaba la reproducción de los insectos, pero aun así, seguían enfermándose los niños de la escuela. Creí entender que los esfuerzos que hacíamos, eran en vano o con los productos inadecuados.

Vivo cerca de la escuela y el gobierno inicio una campaña de fumigación en todo el lugar porqué en los Barrios y Urbanizaciones cercanos, continuaban aumentando los casos de Dengue y se le sumaban otras enfermedades que también transmiten los Mosquitos “Aedes Aegypti” como: el Zika y Chikungunya.

Pero Fumigar implicaba: abrirle mi casa a unos extraños, botar el agua de mis flores, recibir críticas por el desorden y recipientes en el patio, Dejar de hacer el almuerzo, llenar la casa de humo y salir para la calle unas horas sin garantía de que funcionara!!

Los vecinos de ambos lados de mi casa y yo decidimos no permitirlo, No quería fumigar! Era muy incómodo para todos, lo que no sabía era lo que sucedería después… La decisión de no fumigar, más que ser incomoda, nos resultaría tremendamente peligrosa!!.

A la semana siguiente, el primero en enfermarse fue Luisito, un niño muy alegre que cada fin de semana jugaba con mi hijo, ahora estaba en cama con: fiebre, dolor de cabeza, dolor muscular y de las articulaciones, manchas rojas en la piel y dolor en los ojos. Los exámenes revelaron que tenía “Dengue Hemorrágico” que por su corta edad (la misma de mi hijo) podía ser mortal!. Un mosquito que lo picara a él, tendría que volar solo tres metros para picar a mi hijo y contagiarlo!!

La segunda en caer fue Daniela, una hermosa joven de 18 años, vecina del otro lado de mi casa, que en algunas ocasiones de apuros le había confiado el cuidado de mis dos niños pequeños. Ahora ella literalmente se doblaba de dolor articular, aparte de eso, tenía: fiebre muy alta, nauseas, salpullido y dolor de cabeza, es decir tenia Chikungunya. En los días sucesivos se enfermaron también su mamá, hermano y yo

Por lo que pude investigar, luego de la picadura los síntomas aparecen entre los 5 y 8 días, es decir, que como nosotras no habíamos fumigado, los mosquitos huyendo de donde sí lo hicieron, se refugiaron en nuestras casas y nos trasmitieron las enfermedades. Si hubiera permitido la fumigación, otra fuera la historia.

 El mismo día que comencé con los síntomas llame a Fumigación Universal, pienso que ellos hicieron un maravilloso trabajo, porqué se desaparecieron los mosquitos por un buen tiempo, nadie más se enfermó (a pesar de que el riesgo era mayor) y exterminaron otros insectos que no sabía que tenía como: Cucarachas, Chiripas y Termitas.

Desde entonces fumigo regularmente, para nada quiero pasar por la misma experiencia y confió plenamente en Fumigación Universal, pues estoy completamente convencida, que como indica su eslogan. En Fumigación Universal están dispuestos a ayudarnos!

 

------------

Autor: Oliver E. Fernández Y.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Psicólogo, Especialista en Salud Pública

Diplomado en Comunicación Social.




Imprimir   Correo electrónico

Artículos Relacionados