Por mi culpa! Sofía está grave con Leptospirosis

Por mi culpa! Sofía está grave con Leptospirosis

José no dejaba de lamentarse sobre la mala suerte de su sobrina, mientras desayunaba en su Lonchería preferida, intentaba investigar por su celular el diagnostico que el doctor le había dado. Wikipedia indicaba:

“La leptospirosis, también conocida como enfermedad de Weil o ictericia de Weill, 1 ​ es una enfermedad zoonótica bacteriana. Corresponde a una enfermedad febril producida por la   Leptospira interrogans , una bacteria del orden  Spirochaetales , de la familia  Leptospiraceae , que afecta a humanos y un amplio rango de animales, incluyendo a mamíferos, aves, anfibios, y reptiles…”

Mientras leía, no podía evitar el sentirse culpable. Recordó que había escuchado sobre la Leptospirosis de boca de unos compañeros de trabajo, pero no presto mucha atención, al fin y al cabo, gracias a una palanca tenía su trabajo asegurado, de modo que ni termino su adiestramiento como Inspector de Salubridad, lo que si había aprendido muy bien, era a pedir sus sobornos en todos los negocios y restaurantes que visitaba.

Ese mismo lugar donde desayunaba, lo frecuentaba con su sobrina antes de llevarla a su escuela, había llegado a un acuerdo con los dueños de la Lonchería, donde no los multaría por la ausencia de su Certificado de Fumigación, siempre y cuando, le brindaran el desayuno a él y a su sobrina, todos los días. Con ella estaba muy encariñado por no tener hijos, pero ahora, ella estaba muy grave en el hospital.

Mientras leía en Internet se enteraba cada vez más de los detalles “Las ratas y ratones son el principal reservorio de la bacteria, por tanto, son los animales que la transmiten con mayor frecuencia al hombre… la bacteria penetra en el cuerpo a través de erosiones o cortes en la piel y de las mucosas de ojos, nariz y boca. También puede ser contraída por contacto directo con sangre y tejidos, además de la orina”.

Al leer esto, pensaba que en su casa donde vivía con su hermana y sobrina nunca había visto una rata ni un ratón, al ver algunas imágenes en la Web todo se esclareció! En la lonchería donde estaba y solía desayunar con su sobrina, no vendían ningún producto con lluvia de chocolate, lo que él había visto en el mostrador a primera hora de la mañana en muchas ocasiones, solo podía tratarse de excremento de ratón!.

Ese día, en el lugar donde había llevado a desayunar a su sobrina por más de cuatro meses, realizo su primera inspección en un local, (aunque tenía casi dos años laborando en la institución) presencio: chiripas, cucarachas, ratones y ratas casi del tamaño de un gato! Análisis posteriores determinaron que los roedores presentes eran portadores de la bacteria Leptospira interrogans.

Fue así como muy tarde entendió, que no se trataba de mala suerte, ni de gripe común lo que padecían: su sobrina, la encargada del negocio y recientemente también él. Eran parte de las enfermedades que propagan las plagas, que le correspondía prevenir . “Por mi culpa! Sofía está grave con Leptospirosis” pensó. Actualmente las enfermedades que trasmiten o propagan las plagas son un asunto de salud pública muy importante en Venezuela y en gran parte del mundo. ¿Cómo piensas que podrías evitar situaciones como esta?.

Si padeces algún tipo de plaga, especialmente de ratones y ratas, busca ayuda inmediatamente. En Fumigación Universal, estamos dispuestos a ayudarte.

 

Autor: Oliver E. Fernández Y.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Psicólogo, Especialista en Salud Pública
Diplomado en Comunicación Social.


Imprimir   Correo electrónico

Artículos Relacionados