Remedios caseros para acabar con las moscas

Remedios caseros para acabar con las moscas

Ya hemos dicho que con la limpieza no es suficiente para mantener a estos bichos alejados, y quizás te parezca un tanto molesto tener que ir tras ellos con un matamoscas o rociándoles los olorosos aerosoles del mercado. Pues bien, si buscas algunas medidas más

sencillas para ponerle fin al asuntillo de las moscas, estos remedios caseros podrán caerte como anillo al dedo.


VINAGRE:
Rocía vinagre sobre los mesones y elimina el exceso con un paño húmedo.

ACEITE DE LAVANDA:
El olor de la lavanda funciona como repelente natural contra muchos insectos, y las moscas no son la excepción.
Para beneficiarte de sus propiedades, coge un poquito de agua y colócala a fuego alto hasta que hierva. Luego, coge una esponja, colócala en un plato y agrega 1 cucharada de aceite de lavanda y 2 cucharadas del agua hirviendo. Deja que absorba todo el líquido y luego frota las ventanas, el marco de la puerta y todos los enseres en los que suelan posarse estos feos animaluchos. Puedes repetir el procedimiento cuantas veces quieras, humedeciendo la esponja con agua hirviendo cada día y reponiendo el aceite una vez por semana.

JUGO DE CEBOLLA:
Este es uno de los remedios caseros más antiguos y útiles que hay. Puede sonar extraño, pero frotar jugo de cebolla en los marcos de puertas y ventanas es de gran ayuda para evitar el acceso de estos insectos a nuestro hogar. Si no consigues este jugo en el súper, puedes hacerlo tú mismo, pulverizando las cebollas y extrayendo todo el líquido de ellas, para luego untarlo con ayuda de un pincel o una brocha.

MÁS TRUCOS PARA MATAR MOSCAS:
Si los remedios caseros no te han dejado conforme, tal vez estos truquillos para acabar con las moscas logren hacerlo.

TIRAS ATRAPAMOSCAS:
Para atrapar a las moscas y deshacerte de ellas, puedes mezclar ¼ de taza de jarabe de maíz o cualquier otro jarabe azucarado junto con ¼ de taza de azúcar. La idea es que sea una mezcla dulce y pastosa para atraer a las moscas y lograr que se queden pegadas.

Coge algunas tiras de cartulina o papel de estraza, abre algunos agujeros en la parte superior, pasa un hilo a través de ellos y átalos de manera que puedas colgar las tiras.

Con ayuda de un pincel o brocha, coge un poco de la mezcla y úntala en las tiras de papel. Una vez que se sequen, cuélgalas en la cocina y en los lugares en los que haya más moscas. El olor de lo dulce las atraerá y lo pegajoso del jarabe las mantendrá adheridas a la tira. Así, solo tendrás que desechar las trampas cuando no soportes ver tantas moscas pegadas a ellas.

BOLSAS CON AGUA:
Una de las alternativas más simples pero efectivas para ahuyentar a las moscas consiste en llenar una bolsa transparente con agua, atarla y colgarla en el exterior de la casa, de manera que quede cerca de las puertas y ventanas. El reflejo del sol en el agua creará un efecto óptico que alejará a estos desagradables insectos.


Ahora que sabes todo lo que deberías acerca de las moscas, esperamos que puedas deshacerte de ellas con la ayuda de nuestros prácticos consejos.

 

 


Imprimir   Correo electrónico

Artículos Relacionados