Alergia al polvo

Alergia al polvo | Un problema que puede disminuirse

El polvo es un gran detonante ante grandes alergias, de hecho por ser tan común se apodera de cualquier lugar, aunque seamos estrictos con la limpieza de nuestro hogar o comercio siempre existirá al menos un 10% de él. En personas que tienen vías respiratorias sensibles los síntomas de la alergia y el asma pueden ser detonados por inhalar sustancias de gran olor, fuertes concentraciones químicas o tan solo por inhalar polvo.

 

Las personas que sufren de asma o alergia empeoran considerablemente con el polvo, aunque parezca increíble como algo tan pequeño puede generar tantos estragos, es importante que conozcas que lo ocasiona y cómo puedes mejorar tu condición; es por eso que en este artículo te compartiremos la importancia de conocer este gran detonante sobre todo si eres alérgico o padeces de asma.

¿Cuántas veces has escuchado de alguien quejarse de un lugar por alergia? Seguramente muchas veces y puede suceder en cualquier momento.

El polvo de la casa también puede contener diminutas partículas de moho, polen, fibras de tejidos y detergentes que pueden desencadenar en severas alergias y asma; siendo esta última la responsable de innumerables tratamientos para contrarrestarla. Muchos pacientes de asma empeoran cuando los mismos se encuentran cerca de alérgenos, los cuales son elementos que desencadenan un sinfín de reacciones alérgicas.

Cuando se ven afectadas las vías respiratorias de los pulmones es muy probable que aparezcan síntomas cómo: tos, respiración sibilante o dificultad para respirar.

¿Qué puedes hacer?

Limitar la exposición a los alérgenos puede ser de gran ayuda para controlar los síntomas asmáticos o también puedes seguir nuestras recomendaciones. Tomar las medidas correctas no sólo que ayudará permanecer saludable sino que también te permitirá preservar un ambiente más sano.

  • Reemplaza persianas por cortinas de tela.
  • Evita muebles de tela tapizados ya que son grandes contenedores de polvo.
  • Elimina alfombras de salas, baños o habitaciones.
  • Mantén una correcta higiene con la ropa de cama, lava sábanas y cobertores con agua caliente.
  • Si realizar el higiene de tu hogar te ocasiona estragos puedes probar realizando la limpieza con agua tibia.
  • Evita almacenar cajas, artefactos y cosas viejas.

Si no puedes evitar por completo el problema contacta la ayuda de un experto, un diagnóstico oportuno y correcto te ayudará a cuidar tu salud.

 

 


Imprimir   Correo electrónico

Artículos Relacionados